miércoles, 1 de abril de 2009

Caronte, el barquero

Dos mil años de extrema soledad y un destierro a un yermo lugar maldito conocido como el mar de los sueños perdidos han sido el único pago que ha obtenido Caronte por su servidumbre en el río Aqueronte. Después de haberlo hecho con Heracles y Orfeo, su barca volverá a acoger a criaturas mortales que precisan de sus servicios para poder cruzar sobre los dominios de la terrible criatura Escrifósteles.


La ilustración, como todas las anteriores, es de Concha Gómez.

9 comentarios:

Asdi dijo...

Pero tienen que llevar una moneda bajo la lengua, porque Caronte no trabaja de gratis, que la vida está muy dura tanto en la tierra como en el inframundo.

[Me apasiona la mitología griega :)]

¿Algún acertijillo por ahí? =)

Asdi dijo...

Media de 7.8, señor Amaro! =D

Manuel Amaro dijo...

Asdi... Bajo la lengua, o tapándoles los ojos.
Algo tendrán que ofrecer a cambio nuestros héroes. A pesar de que han pasado 2000 años, el viejo Caronte sigue siendo fiel a sus costumbres.

Casi un 8 de media!!!

Eres una señora máquina. Felicidades!!!

alberto dijo...

Me da yuyu! ¿no tiene alguna historia de vivos por ahí?

Manuel Amaro dijo...

Alberto... ¿quién dijo que Caronte estuviera muerto?

alea dijo...

q bien suena!!=)
estoy pensando en leerme fobos q no tengo nada q leer ahora mismo.
El otro día hablando con mi madre me dijo q le dijera q a ver si donaba su libro a la biblioteca juas juas al parecer han ido algunas personas preguntando por el =) q suerte tener fans y todo no?
un abrazo y gracias por no bajarme al 6 ste trim por mis cambios de nota bruscos! XD

sara garrido dijo...

mola el dibujo!!! besos

Asdi dijo...

Es verdad, que aquí el señor Amaro es de los que se sienta en silla tapizada, con una mesa graaaande y con la última palabra sobre el futuro de sus alumnos...

No es un gran peso sobre sus hombros?

xDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Manuel Amaro dijo...

Alea... a ver si es verdad que te lees mi libro. Me hace ilusión. Sobre lo de la biblioteca... aún no he dejado un libro porque ¡nadie me lo ha pedido!

Sara... sí que mola. Besos!!!

Asdi... pequeño error el tuyo: casi nunca me siento. XDXD. Me gusta sobrellevar ese peso sobre mis hombros, es parte de mi trabajo. Y ah, me gusta mi trabajo.
Un abrazo!!!