martes, 23 de agosto de 2011

LO QUE SE QUEDÓ EN EL CAMINO

Se sabe que a veces un simple olor es capar de evocarte un recuerdo tan lejano que más que recuerdo se ha quedado en una sombra de sueño. Muchas veces me pasa, y cuando ocurre suelo pasar bastante rato intentando ubicarme en el lugar y en el tiempo en que olí aquello.
Hoy me ha pasado algo similar, aunque diferente. Algo que hacía mucho tiempo que no me pasaba, algo que me ha transportado a quince o veinte años atrás, cuando las cosas eran diferentes.
Una mujer me ha pedido la hora.
¿Desde cuándo no me habían pedido la hora? Supongo que desde que todo el mundo tiene un teléfono móvil.
Quedan muy lejanos aquellos días en los que te tenías que vestir para ir a casa de un amigo y decirle que había partido de fútbol a las ocho de la tarde. Si estaba en casa, bien. Si no, dejabas el recado a sus padres. Sin encriptaciones, sin abreviaturas, sin escatimar en lenguaje. Te identificabas, saludabas y dabas lentamente el recado. Conocías a las familias de los amigos, y ellos te conocían a ti. 
Si todo sigue más o menos bien, estoy ya a mitad del camino. Y he dejado muchas cosas atrás. Cosas que recuerdo, casi siempre, con un esbozo de sonrisa.

6 comentarios:

María A. dijo...

Yo casi no me acuerdo de la típica frase al llamar al fijo familiar de tus amigos para quedar..."Hola, soy María, ¿está Menganita?". Y te tirabas un rato hablando con quien hubiera cogido el teléfono, aunque no fuera la tal Menganita.
Ahora los tuentis, móviles y demás nos acercan más a nuestro conocidos, pero nos alejan de los que les rodea.

Como dijo Dylan "For the times they are a changing"...

Manuel Amaro dijo...

María... gracias por recordarme el título de la canción. La añado!!

Alea dijo...

Bueno, te recomiendo que vayas llamando ya a la residencia para reservar, que ultimamente está la cosa apretada y...se va acercando tu momento... jajaja
Yo pertenezco a la primera generación de niños a los que les regalaban un móvil en la comunión y toda la culpa es de los parientes modernos.
Afortunadamente aún conservo algunos amigos coñazos que me llaman a diario para organizar los planes =) Incluso, ¡hoy he recibido una carta de una amiga que está en China!
Pero eso sí, el tuenti, el twitter, el face... son una carga social...XD

Espero que vaya bien todo!
Besicos

Kim Basinguer dijo...

Al menos lo recordamos y lo hemos vivido.
Hace poco mi sobrino vio un teléfono antiguo y metía el dedo y empujaba...cundo le dije que había que girar el disco puso cara de ¡¡ que horror!!!

Le Flammarion dijo...

¿A mitad de camino? ¿Entonces yo dónde estoy, amigo Amaro?

Manuel Amaro dijo...

Alea... la reservé al cumplir la mayoría de edad.

Kim... lo hemos vivido, y disfrutado.

Flammarion... cada cual tiene la esperanza de vida que tiene. Posiblemente tú no hayas llegado aún a la mitad de tu camino, algo que el mundo seguro que algún día agradece.