martes, 26 de mayo de 2009

RUMPELSTILTZKIN (hermanos Grimm)



Había una vez un molinero muy pobre que tenía una hija muy hermosa. Dio la casualidad de que un día el molinero acudió a una audiencia ante el rey y queriendo darse importancia le dijo que su hija era capaz de, con ayuda de una rueca, convertir la paja en oro.

-Ésa sí es una valiosa habilidad le dijo el rey. Si tu hija es tan lista como dices, tráela a palacio mañana mismo. Quiero comprobar si lo que dices es cierto.

La muchacha, en efecto, fue llevada ante el rey y éste la metió en una habitación llena de paja y con una rueca.

-Trabaja durante toda la noche. Si a primera hora de la mañana no has convertido en oro esa paja, morirás- dijo su majestad, encerrando a la muchacha.

La pobre hija del molinero se sentó sin saber qué hacer. No tenía la menor idea de cómo transformar en oro aquella paja y se sintió tan desgraciada que comenzó a llorar. De repente, se abrió la puerta y apareció por ella un duendecillo.

-Buenas noches, molinera, ¿por qué lloras?

-¡Oh! exclamó la muchacha, sobresaltándose. Tengo que convertir en oro esta paja y no sé cómo hacerlo.

-Si yo lo hago por ti, ¿qué me darías?- preguntó el duende.

-Mi collar- replicó la chica.

El hombrecillo aceptó el collar y se sentó junto a la rueca. La hizo girar tres veces y a la tercera vuelta sacó un ovillo de oro. Repitió la misma operación una y otra vez hasta que, cerca ya del alba, no quedaba ni una sola brizna de paja y la habitación estaba llena de ovillos de oro. En cuanto salió el sol, el rey apareció por la puerta. Al ver tanto oro se quedó asombrado y muy complacido, aunque aquello sólo sirviera para que anhelase más que nunca aquel preciado metal.

Llevó a la hija del molinero a otra estancia llena de paja, a una sala mucho más grande que la primera y le dijo que, si en algo apreciaba su vida, estuviera tejiendo hasta la mañana siguiente para convertir en oro toda aquella paja. La muchacha desesperada, se echó a llorar. Pero volvió a abrirse la puerta, como el día anterior, y por ella apareció de nuevo el mismo hombrecillo.

-¿Qué me darás si convierto en oro esta paja?

-El anillo que llevo en el dedo- respondió la muchacha.

El duendecillo cogió el anillo y se puso a tejer. Al romper el día, había transformado en relumbrante oro toda aquella paja. Al verla, el rey sintió un regocijo más allá de toda mesura y contención, mas su avaricia seguía sin verse satisfecha, de modo que llevó a la hija del molinero a una habitación más grande aún que las dos anteriores y le dijo:
-Teje durante toda la noche y convierte esta paja en oro. Si en esta ocasión también lo logras, te convertiré en mi esposa.

"No es más que la hija de un molinero, es cierto", se decía el rey, "pero no encontraría una esposa más rica aunque buscase por todo el mundo".

Al quedarse a solas la muchacha, el hombrecillo apareció por tercera vez.

-¿Qué me darás si vuelvo a convertir esta paja en oro?

-No me queda nada que darte- respondió la muchacha.

-Entonces, prométeme que cuando seas reina me entregarás a tu primer hijo.

"Quién sabe lo que puede ocurrir antes de que eso suceda", pensó la hija del molinero, que por otra parte no veía otra salida. Así pues, le prometió al duende darle lo que le pedía y éste se puso a hilar una vez más, convirtiendo en oro toda la paja de aquella habitación.

A la mañana siguiente, el rey, al encontrarlo todo tal como deseaba, se desposó con la hija del molinero. Al cabo de un año, la reina dio a luz un precioso hijo, sin acordarse siquiera del hombrecillo que había salvado su vida. Sin embargo, un día, el duende se presentó ante ella.

-Has de darme lo que me prometiste.

La reina ofreció, a cambio de la vida de su hijo, todas las riquezas de su reino, pero el duende no aceptaba el trato.

-No, cualquier ser vivo es para mí más valioso que todas las riquezas de este mundo dijo.

La reina comenzó a llorar tan amargamente que el hombrecillo se apiadó de ella.

-De acuerdo -dijo-, te doy tres días para averiguar mi nombre. Si antes de cumplido el plazo, lo averiguas, puedes quedarte con tu hijo.

La reina recopiló cuantos nombres pudo recordar y envió mensajeros a todos los rincones en busca de cualquier nombre que pudieran oír. Cuando, al siguiente día, apareció el hombrecillo, le recitó toda una retahíla de nombres, comenzando por los de Melchor, Gaspar y Baltasar. Pero a cada nombre que pronunciaba, el hombrecillo replicaba:

-No, no es ése mi nombre.

Al día siguiente, la reina mandó preguntar por todos los nombres de la comarca y obtuvo una lista de los más extraordinarios y desconocidos, una lista que recitó al hombrecillo cuando éste apareció al día siguiente.

-¿Es quizás tu nombre Paticorto? ¿Y Paticojo? ¿No será Patizambo?

Pero el duende siempre replicaba lo mismo.
-No, no es ése mi nombre.

Al tercer día, un mensajero volvió anunciando:

-No he podido encontrar más nombres, pero al llegar a una colina que se encuentra a la entrada del bosque, allí donde los zorros y las liebres se dan las buenas noches, vi una casita muy pequeña. Enfrente de la casa ardía una hoguera y alrededor de ella se encontraba el más grotesco hombrecillo que jamás he visto. Saltaba sobre una pierna y cantaba lo siguiente:

Si hoy salto, mañana danzaré,
pues de palacio al niño me traeré.
Acudo ante la reina y lo reclamo,
ignora que Rumpelstiltzkin me llamo.

Podéis imaginar la alegría de su majestad al oír el nombre del hombrecillo y cuando éste se presentó, cumplido ya el plazo, ante ella y le preguntó:

-Muy bien, majestad, ¿cómo me llamo?
-¿Os llamáis Conrado?- dijo la reina.
-No -respondió ufano el duende.
-¿Y Enrique? -le chanceó su majestad.
-No.
-¿No será vuestro nombre Rumpelstiltzkin?
-El duende gritó de rabia.

-Algún demonio os lo ha dicho -exclamó, y en su furia dio una patada tan fuerte en el suelo que hundió la pierna derecha hasta la cintura. Trató de salir tirando de la pierna izquierda, pero lo hizo con tanta fuerza que se partió en dos.

Es éste un cuento de los hermanos Grimm que había escuchado (o tal vez visto en dibujos animados) hace una eternidad. Nunca fuí capaz de recordar el nombre del duende, con lo cual, no pude encontrar el cuento. El otro día empecé a enredar insistentemente por la red (me sonaba algo sobre saltanpinski) y al final dí con un foro en el que hablaban de esto.

Es curioso cómo ha cambiado todo. Sobre todo, me parece curioso el final: "se partió en dos". Dios, esto lo escribes ahora en un cuento infantil y automáticamente se cataloga como gore y te echarán los perros 700 asociaciones defensoras del menor.

Encima, una chica que cose... uf... está claro. Machismo. Entras en la lista negra de mil asociaciones feministas por lo menos.

Y claro, el malo es un hombrecillo. Alguien enano, como con defecto. ¡Madre, a las mil asociaciones pro derechos de la igualdad y las otras 700 se unirán lo menos quinientas asociaciones de discapacitados!

Eso sin contar a los antimonárquicos, que dirán que por qué no es protagonista un dirigente republicano de la clase obrera.

Total, que el cuento tampoco respeta la paridad, pues sólo he podido contar una protagonista femenina, mientras que entre rey, molinero, duende (que no duenda), mensajero y niño hacen una proporción desigualdad de cinco a uno. A tomar porculo, todas las delegaciones de educación del mundo encima de ti.

En resumen, queridos hermanos Grimm, menos mal que no os tocó vivir en una época tan turbulenta y estúpida como ésta. Además de ser lapidados y quemados en la hoguera por no menos de 2000 asociaciones distintas, no hubieran quedado igual vuestros cuentos si hubiéseis puesto eso de "mensajeros/as".

7 comentarios:

Asdi dijo...

Ay Dios, me encantaba esa historia de pequeña!! *O*

En realidad los Hermanos Grimm eran unos sádicos, sus dulces cuentos infantiles son la versión censurada [En serio! En Caperucita Roja soltaban cada lindeza sanguinolenta, y tenían algunos cuentos que pa qué xDD]

Me enteré hace algunos años, y entonces cotilleé, y descubrí la auténtica verdad!! ò_ó

Me ha hecho mucha gracia su crítica xDDD Es verdad, los escritores de hoy en día pierden mucho por cosas como esas... Qué hay de la famosa frase "Al que no le guste, que no lo lea"! jajajajaj

Manuel Amaro dijo...

Asdi... pues yo no lo sabía. Yo no pierdo nada por cosas como esa. Directamente paso y mato a la gente. Al que no le guste, que no lo lea. (al final la volvemos a poner de moda)

alberto dijo...

¿Qué me dices si se tuviera que escribir en estos tiempos La Biblia?

Mery dijo...

Eres brllante , Amaro. No imaginaba el desenlace de tu entrada ni en sueños y he de decirte que tienes mas razón que un Santo. En este relato hasta tendría algo que decir el Mº de la Vivienda, con la casita del duendecillo, apta para las soluciones habitacionales de 30 m2.
Y no sigamos, que nos ponemos a llorar.
Estas democracias actuales resulta que son mas opresoras que las fatídicas dictaduras.
Un beso

Maru dijo...

Espectacular Amaro. Me encantó, me haces acordar de los traumas que tenemos los de nuestra generación con los cuentos infantiles.

Y tus críticas, ufff, ¡¡cuánta razón tienes?

besitos

Manuel Amaro dijo...

Alberto... que la mitad de los apóstoles serían mujeres.

Mery... brillante eres tú. Yo sólo me cabreo a veces.

Maru... ¡cuánto tiempo! Un abrazo!!!

Kim Basinguer dijo...

Cuanta más "seguridad" más esclavitud.
Siempre me gustaba este cuento cuando era pequeña, pero siempre me pregunté.¿para que quería el niño?