lunes, 16 de agosto de 2010

DROGAS, MERCADILLOS Y... PORTÁTILES DE LA JUNTA

La pesadilla se ha hecho realidad. En plena crisis económica, con cuatro millones de parados, estando dentro de un túnel tan largo que ni siquiera se ve la salida, a los políticos no se les ocurre nada más que la genial-brillante-cómonolapenséyoantes-visionaria idea de regalar ordenadores a los niños. 
Ya está todo arreglado. Regalemos los ordenadores, cambiemos crisis por felicidad infantil, y si los profesores deciden no usarlos en clase, entonces el problema, la responsabilidad y la ineptitud es de los docentes, que no saben hacer su trabajo.
Antes de enumerar los inconvenientes que esto arrastra, me gustaría comentar unas cuantas cositas que he oído por ahí y que por supuesto ya sabía que iban a ocurrir.
En primer lugar, y a pesar de casi vivir en una burbuja, me dijeron hace unos días que se estaban vendiendo algunos de estos netbooks en mercadillos de Granada. El negocio ha empezado, y estoy seguro de que no es la primera noticia al respecto que vamos a tener.
En segundo lugar, acabo de leer una noticia un tanto antigua del ABC digital de abril de 2010. El titular reza "ordenadores de la Junta a cambio de droga". Para quien no quiera leerlo completo, lo resumo diciendo que la policía nacional había encontrado algunos de estos ordenadores en casas de narcotraficantes, deduciendo que los netbooks se estaban empleando como pago a cambio de dosis de droga. La misma noticia acaba con un "Precisamente en las proximidades de la citada barriada se encuentra otro punto donde también se piensa que se puedan estar vendiendo ordenadores de la Junta: el rastro", y con una defensa de la Junta, que alega que los ordenadores no se pueden usar para uso no escolar.
Me río de esto último. Hay que ser hipócrita. O estúpido. Yo me quedo con hipócrita.

Si aún se cree que todo se ha hecho por el bien de la educación, intentaré explicar por qué creo que un ordenador personal en el aula no es más que un estorbo.
1º) Es imposible que TODOS los niños lleven su ordenador. Ya es difícil que todos lleven el libro, y éste es fácil de compartir, así que imaginad cuando haya robos, rupturas de terminales, zumos que se caen sobre teclados, baterías que se agotan y demás. 
2º) Es un peso innecesario y una responsabilidad que ata al niño a sus pertenencias.
3º) Aún no hay software suficientemente bueno, gratis y testado para dar salida a todas las necesidades existentes. Y no, en este punto que no me digan que yo, como docente, tengo la obligación de generarlo.
4º) El ordenador es una fuente de tentaciones y entretenimientos. Pide que abran una página y hagan los ejercicios que en ella hay, que más de la mitad empezarán a ver vídeos online, jugar al bruto, mandarse mensajes en el tuenti criticando lo aburrido de la clase o simplemente hacerse un solitario si no tienen conexión a internet.

Lo dicho. Yo no quiero ordenadores. Por mí, que los pequeños se lo queden en casa, que más provecho sacarán desde allí después de haber aprovechado mis clases.
Por favor, necios políticos. Dad la cara de una vez, reconoced los errores, reculad cuando toque (o sea, caminad hacia atrás durante los próximos, digamos, diez años), y no la caguéis más. Sería mucho más fácil todo si a los profes les prestan los ordenadores y les colocan un cañón proyector con altavoces por aula. Haría falta sólo una trigésima parte de la inversión, sería mucha más efectiva, el material no se degradaría tanto, y los conflictos en clase serían nulos.

¡Oh, qué fácil se ve la vida siendo un don nadie como yo!

16 comentarios:

Le Flammarion dijo...

Ya ves, amigo, hasta dónde puede llegar la tecnocracia. Cuánto analfabeto, digital y clásico, hay dentro de la clase política de este país, especialmente en estas latitudes meridionales…

Un abrazo, amigo. Desgraciadamente queda muy poco para empezar a comprobar los efectos de medidas tan desastrosas como esta.

Manuel Amaro dijo...

Fran... Más bien diría yo que, desgraciadamente, esta no va a ser la última aberración que nos va a llegar desde arriba. No necesito comprobar los efectos de estas medidas: tengo memoria histórica. Hace poco más de un lustro llegó la revolución tic a las aulas, que se llenaron de ordenadores. A la postre, dichos ordenadores han supuesto un exceso de gastos en reparaciones que los centros no han podido afrontar. Finalmente, se están retirando los viejos ordenadores por inútiles e inservibles, al igual que el mobiliario que los ha acogido. Se ha quemado el dinero, amigo.

María A. dijo...

He llegado a un punto de hartura tal, de desilusión diaria cuando vivo en primera persona casos similiares propiciados en su mayor parte por los politicuchos de turno, de impotencia y de ganas reales de tirar bombas a diestro y siniestro (sé que esto es preocupante pero no puedo evitarlo) que no tengo ganas de comentar tu entrada dando mi opinión sobre los puñeteros ordenadores. Si no fuera por los buenos (y, a veces, pocos)momentos que nos da la profesión más de uno mandaríamos nuestro trabajo a la basura,los mandamases se curran este hastío general con sandeces, falsedades y despropósitos.
Ojalá ninguno coincida conmigo como vecina porque no podría evitar aplaudirle cada vez que me lo cruzara por la calle.

Manuel Amaro dijo...

María... jajajjaa, te veo calentita. Mejor no caldeo más la situación.

María A. dijo...

Jajaja...bah...si releo tu entrada o pienso y repienso ya me caldeo de nuevo yo solita.

Alea dijo...

Lo de pagar con esto a los camellos me ha dejado muerta...

Si es verdad que esto lo único que va a generar van a ser más problemas. Me pareció absurda la iniciativa cuando me enteré...

Eso sí, si tienen el linux lo permito, que hay unos juegos de inteligencia buenísimos. Lo que hubiera desperdiciado yo ciertas clases sin ellos! XD

Y si hacemos una redada y nos llevamos todos los netbooks a...Madagascar por lo menos en plan Robin Hood?

Manuel Amaro dijo...

María... nada que no pueda arreglar un capítulo de Big Bang Theory.

Cris... ¿¿¿y te ha extrañado, acaso??? Llámame profeta, pero ya lo dije hace más de un año.

irene dijo...

No entiendo qué utilizan algunos políticos para pensar, no creo que sea tan difícil, y no quiero restarte mérito, llegar a la conclusión que tú has llegado, aunque pienses que eres un don nadie.
Me imagino a todos los niños con su ordenador, cada uno a su bola, y el profe volviéndose loco, ¡qué horror!, la torre de Babel.
Besos, Manuel, y... ¡suerte!

Manuel Amaro dijo...

Irene... no me discutas lo indiscutible. Soy un don nadie. Un gran abrazo!!!

Anónimo dijo...

Sugerencia de investigación, amigo Amaro:
¿a quién le ha comprado la Junta los ordenadores? ¿Por qué ha pagado por cada unidad 200€ (aprox.) más de su precio de venta al público en una gran superficie? ¿Quiénes han sido los intermediarios? No se trata de estulticia, amigo Amaro. Como le dijeron a Clinton, es la economía, estúpido. Pero la de la 'Hunta' (tiene dos acepciones, a ver si las averiguas), no la de Andalucía.

Manuel Amaro dijo...

Anónimo... aparte de que no sé cómo llamarte, me dejas helado con eso de los 200 euros de más. No lo sabía. De todas formas, mi objetivo no es ganar un premio de investigación, sino simplemente descargar un poco de mala leche contenida, de modo que dejaré las profundizaciones para el que disponga más tiempo que yo. Vamos, dicho de otra forma, que no sabría ni por dónde empezar a buscar.
Ya lo he dicho un centenar de veces en esta entrada: soy un piltrafilla.

Ana. El ángel burbuja dijo...

Llámate Don nadie o como quieras pero llevas toda la razón del mundo y ojalá todos los que regalan los portátiles entendieran, aunque sólo fuese, la mitad de todo lo que has redaptado. Soy otra de las personas que ven fatal el hecho de que los niños tengan un ordenador propio y con una sonrisa de oreja a oreja por tenerlos y encima en clase. Ya no sólo hablo de secundario sino de primaria también. ¡Hasta donde hemos llegado! Lo mejor de todo no es eso, sino que los niños tienen que ir escondiéndolos; a mas de uno y mas de dos le han arrancado esos carritos verdes que pasean de casa al colegio y viceversa. Yo no se que es peor.
Desde mi punto de vista, el día que trabaje en un cole, mis alumnos podrán tener el ordenador, sí. Pero dentro de su funda y bien guardado. No voy a caer en la deliciosa trampa de ir enseñando con internet y programas teniendo un libro, istrumentos reales, una pizarra y un buen espacio para hacer la clase activa.

De ese modo, tan sólo nos hacen crear personitas que serán personas sin saber apenas escribir. Porque si ya nos quejábamos de los móviles, ¡agárrense señoles que están aquí los ordenadores! Que sí, que están muy bien, pero cada cosa a su lugar, a su tiempo. No mezclemos que luego las quejas hacen que el docente quede como una hormiga vista desde un alto avión y sin embargo, seguro que es el más inocente de todos.

Manuel Amaro dijo...

Ana... ¿vas a ser profe? Prepara casco y coraza. De cualquier forma, serás una gran maestra, seguro. Un abrazo!!!

Ariam Ram dijo...

jajajjajaja, y perdona que me ría pero me ha encantado tu última frase... "¡Oh, qué fácil se ve la vida siendo un don nadie como yo!"... Tras el insuperable vómito de indignación...

Lo entiendo y te doy toda la razón, creo, casi, que no puedo estar más de acuerdo contigo... Yo tengo otros motivos, como que me receten medicamentos que no existen... No hice una entrada al blog porque "no podía", aunque pataleé cuanto pude... Y no me meto en el tema porque no acabo (y todavía "no puedo mucho").

Todo es tan absurdo, retorcido y putapénico que alarma, mentiras tapando mentiras... Llegar al meollo de cualquier cuestión relacionada con la política o temas similares es ya prácticamente imposible, "semos así" y lo que nos queda hasta que esto reviente por alguna parte... Lo que más me asusta es que estamos tan "amilanaos" que si esto revienta será por causas naturales o por mano de algún majareta...

Bueno, en verdad yo pasaba a saludar... A decir que sigo viva a pesar de estas putrundieces y otras, aún me queda un poco para estar "plenty" pero estamos en ello, un abrazo enorme Manuel.

MarMarina!!

SHE dijo...

pueeeesss.... yo he pasado por aki y me he divertido con la amplitud de tu florido lenguaje, cada día te superas ,ahondas,profundizas de una manera muy amena o tragicómica segun sea en cada tema.Me ha encantado leer la portada,lamentablemente el tiempo no me dá para más,te dejo un enorme abrazo Manu.

Anónimo dijo...

¿Hay alguna asociación de padres objetores? No quiero el portatil; No estoy de acuerdo con endosar a mi hijo(y a mí)esa responsabilidad y parece ser que no puedo hacer nada. En el colegio me han dicho que si no lo retiraba y firmaba el compromiso tenía la obligación de comprar a mi hijo un ordenador de características similares. ¿Es esto la democracia? En casa tenemos ordenador y tampoco le dejo que lo use más que en contadas ocasiones. Seguro que hay más padres en la misma situación y me gustaría saber como actuar para no incumplir ninguna ley

Pupy