lunes, 6 de septiembre de 2010

UN PAÍS DE INOCENTES

Reza la RAE que inocente es alguien cándido, sin malicia, fácil de engañar.
Yo prefiero quedarme con la última acepción, que define inocente como "ignorante". Y es que basta echar un vistazo a nuestro alrededor para darnos cuenta de lo estúpidos y protozoicos que son los españolitos.
Por decir algo, empecemos por el amigo Cobra, el mismo que le dio el día a la pobre Igartiburu. ¿En qué cabeza cabe que semejante impresentable acabe en una gala en directo, simulando que canta una canción?
Puestos a seguir con ejemplos musicales, no nos olvidemos del chikilicuatre y de la karmele (ni siquiera sé si se escriben así, pero qué importa). Aparecen dos cadenas, y en particular dos programas, y deciden que van a promocionar una broma, a ver cómo responden los borreguitos españoles a semejante experimento. 
Y los borreguitos españoles no decepcionan. Decenas de miles de beeeeees al unísono, dejando kilos de sms a casi 2 euros por sms.
Continuamos con los programas de tele-engaño, con los que ya me cebé en su momento. Piensa en un nombre de chico, que si lo aciertas te doy 200 euros. Después de tres o cuatro mil llamadas recibidas dan el juego por terminado y empiezan con otro. ¿Que cuál era el nombre? No lo revelan. Tal vez sea Tresindo.
Seguimos con los programas de telebasura, los sálvame de los cojones y otros que viven de ofrecer humo. Audiencia=Dinero a cambio de nada: el timo de la estampita de los tiempos modernos.
Supongo que habrá miles de ejemplos más de borreguismo, pero el último me lo encuentro en política. Leo en el diario El mundo (¿que qué hago yo leyendo el mundo? Estaba por ahí tirado en la sala de profesores y me aburría) y corroboro en la vozdebarcelona que un candidato a la generalitat pide que le den un tiro en la nuca a un miembro de un partido rival.
Empiezan las apuestas: ¿cuánta gente le va a reír la gracia al susodicho energúmeno?
Mal vamos, mal vamos.
Necesito poner un acertijo, que se aireen un poco los cerebros.
Es que a veces me da asco ser humano.
PD: Me he planteado escapar de la crisis saliendo a la calle con un billete de 500 euros en la mano con la propuesta de darlos al que adivine qué estoy pensando (previo pago de un euro por intentona). Supongo que al final llegará alguien con una navaja y me quitará el billete de 500 y la recaudación. Merecido me lo tendré por pensar en Zapatero y Rajoy haciendo un trío con la Fernández de la Vega.

6 comentarios:

Sara Serrano Amaro dijo...

jajajajajaj no me he podido reir más.
jajajajajajajajaj
todo cierto.

Kim Basinguer dijo...

Cierto, ciertisimo.¿Cuando seremos capaces de dejar de ver esas porquerias en la tele, para demostrar que no nos gusta?
...Pero a la gente le gusta, eso es lo jorobado de la historia.

Alea dijo...

jajajaaj veo que septiembre te ha pillado y potente XD
La situación de la frase final prefiero no visualizarla, que he cenado caro hoy XD

Mery dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mery dijo...

Un país en crisis mental es este en el que vivimos; a su lado la crisis económica es una minucia.
Yo apuesto a que estás pensando en que si tuvieras una pistola le pegarías un tiro a la tele, verbigracia.
Hala, a vivir esto con alegría mientras se pasa, no queda otra .
Un abrazo o dos

irene dijo...

Tienes toda la razón del mundo y es una verdadera pena, yo también me avergüenzo a veces de ser humano, me gustaría ser perro, caballo...
Besos, Manuel.