domingo, 17 de julio de 2011

SONISPHERE 2011, GETAFE

Brutal.
No tengo otra palabra para describir el día del sábado en el polvoriento recinto del Sonisphere.
Todos los grupos a un gran nivel (no vi a Hammerfal por la puñetera hora que le dio la organización). Los chicos de Apocalyptica tocan como los ángeles, a pesar del calor que tuvieron que pasar actuando a las seis de la tarde. Muy buenos los Dream Theater y, como siempre, los que no fallaron y dieron el toque magistral al evento fueron los Iron Maiden, perfectos, enseñando cómo se debe hacer un directo y dejándome ronco para tres o cuatro días. Después de estos tuvieron su turno Twisted Sister, que lejos de achicarse lo hicieron francamente bien y se metieron al público en el bolsillo con sus "huevos con aceite". Los incombustibles Uriah Heep también demostraron veteranía y mantuvieron el excelente nivel del festival. Algo más decepcionante me pareció el directo de Lacuna Coil, banda que siempre me ha gustado pero que en vivo no me sonó excesivamente bien. De hecho, la voz de Cristina quedaba totalmente eclipsada por un bajo más bien estruendoso.
En cuanto al viernes, con un cartel cuyo plato fuerte era Slash, me llevé la grata sorpresa de conocer a Arch Enemy, con un directo bestialmente bueno. De lo mejorcito que me llevo del festival. Sobresaliente para los suecos.
Slash lo hizo bastante bien, discreto con los temas propios y ganándose a los treinta mil espectadores cuando tocaba temas clásicos de los Guns & Roses. Notable bajo.
Nada tengo que decir de Sober. Bueno, sí, que me resultaron penosos y que dónde cojones estaba el teclado que sonaba. A la gente de la organización,  sé que hay que promocionar el producto español, pero por favor dejad que toquen a las 10 de la noche los que realmente saben tocar. Eso sí, comparados con The Darkness eran los amos del festival.
En cuanto a la organización, destaco como puntos fuertes la aceptable cantidad de barras y puestos de comida, la originalidad de los tickets-púa de un euro, las carpas con sombra, el mercadillo, los meaderos masculinos y los túneles de microclima. 

En la parte negativa, el polvo excesivo (se aprecia genial en las fotos nocturnas), los precios tan descompensados dentro del recinto (una cerveza minúscula 3 euros, un bocadillo 5 euros), la cagada en los horarios de algunas bandas, la escasez de hielo a última hora del sábado y la falta de botellas de agua casi todo el sábado.

5 comentarios:

María A. dijo...

Qué bien has descrito las dos jornadas festivaleras que hemos vivido, yo lo resumo diciendo que me lo he pasado como los indios y que soy consciente de que voy a recordar esta experiencia durante toda mi vida...;p

PD. Desde ahora mi plato favorito son los huevos con jamón.

Sara Serrano Amaro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Asdi dijo...

Envidia. Envidia envidia envidia!!
Qué pintaca!
Jo, qué guay :__)
Arch Enemy están chulis, aunque no he escuchado mucho de ellos, son conocidillos por la marea negra de por aquí ^^
Pues nada, espero que se lo pasara usted muy chachi, me está cogiendo ventaja en conciertos y eso no puede ser! jajajajajaja
Besines! (:

Manuel Amaro dijo...

María... y aceite!!!

Asdi... no había escuchado nunca a Arch Enemy, y sinceramente temo escucharlos en disco: no pueden ser mejores que lo que vi. Y es que en directo son la releche.

Kim Basinguer dijo...

Que envidia de conciereto.