miércoles, 9 de enero de 2013

EL NÚMERO 37

Llevaba tiempo pensando en escribir algo numérico, aprovechando que se acercaba la entrada número 300 (increíble pero cierto, llevo con esto del blog desde el 2007), pero como siempre, se me pasó y ésta sería la entrada número 301. El 301 es un número del que se pueden decir muchas cosas, pero no he querido hablar de él porque ya en otra ocasión subí un relato mío titulado "Kilómetro 301", y seguir en esa línea es cansinear.
Así que, al igual que hice con el número 111 en su momento, hoy quiero hablaros acerca del 37.

El número 37 es un número primo, de hecho es el duodécimo número primo. Es curioso ver que si permutamos las cifras de 37 obtenemos el 73, que también es un número primo. Pero más curioso aún saber que el 73 (es el mejor número del mundo, según Sheldon Cooper) es el vigésimo primer número primo. O sea, 37 es el 12º número primo y 73 el 21º primo. ¡Las posiciones también se permutan!

Otra particularidad del 37 es que se trata de un número con propiedades mágicas. Si lo multiplicas por 3 obtienes el 111. Por 6, te da 222. Por 9, obtienes 333, y así sucesivamente con toda la tabla del 3 hasta llegar a 37x27=999

En numeración binaria se escribe como 100101, lo cual es llamativo pues es el número más pequeño de seis cifras que se puede escribir como unión física de dos números consecutivos de tres cifras (el 100 y el 101).

Saliéndonos del terreno matemático (ya volveremos, ya), se dice que Shakespeare escribió 37 obras (considerando Enrique IV como tres libros), que 37 son las casillas de la ruleta europea, en el año 37 DC nació Nerón, y 37 es el número atómico del rubidio.
Una particularidad matemática más (y me acuerdo del indio Ramanujan, muy dado a investigar propiedades particulares de los números, de los cuales afirmaban que TODOS tenían una propiedad que los hacía especiales): El 37 es el único número que verifica que si lo multiplicamos por 2, al resultado le restamos uno, y al resultado le permutamos las cifras, nos vuelve a aparecer él mismo. 

Se dice también que 37 es el número encubierto de la bestia, por su amistad con el 666. Y es que 6+6+6=18, y 37x18=666.

También es un número un poco picantón, pues 37 es divisor de 696969. Ay, ay, ay.

Ya no os doy más la castaña. Os dejo mascando todo esto y os deseo de todo corazón que jamás de los jamases la temperatura de vuestro cuerpo difiera demasiado de 37º.

Releo todo esto de arriba, y me siento feliz. No todos los días se cumple un número tan especial de años.

4 comentarios:

KLAU dijo...

FELIZ CUMPLEEEEEEE BICHOOO !! Entrada muy muy tipica de vos canasto feo !! Sin duda alguna sos una persona muy especial, ahora haceme todo con 46 que son los que cumplo el 23 !! jajajajajajaajjaajjaajajajaja

FELIZ CUMPLE CORAZON !!!!
Besos envenenados..ups
Raquel

Anónimo dijo...

Muy buen artículo. Solo una rectificación. Hay muchos más números binarios de seis cifras que se pueden escribir como unión física de dos números consecutivos de tres cifras. Por ejemplo, el 110111.

Por lo demás, chapeau.

Manuel Amaro dijo...

Klau... Gracias, ese veneno me vendrá de perlas.

Gracias Anónimo. Cuando pensé en eso no me di cuenta de ese caso (sería el único además, no?).
Corregido el entuerto.

Asdi dijo...

Ay, qué jovencito es usted :P Y qué entrada tan interesante! Aunque yo sigo esperando alguno de sus acertijos :3
Pues eso, que cumpla usted muchos más, y que no corrija demasiados exámenes este finde =P