lunes, 7 de abril de 2008

Relato Completo: El Macabro Juego de Sal Beinit

Sobre vuestros comentarios en el post anterior... ¡que no es de miedo!
Allá va la primera parte. Las preguntas las responderé al final.
.
EL MACABRO JUEGO DE SAL BEINIT
Manuel Amaro Parrado

Hace años tuve un rollete con una chica que se enamoró de mí a las primeras de cambio. Después de un coito breve pero intenso en la cama de sus padres yo intentaba dormir mientras ella me atosigaba con bobadas y sonrisas melosas. Tal vez no debí decirle nunca que la quería. Algunas mujeres no acaban de comprender que existe un sutil velo entre el amor y el deseo, y que los hombres como yo a veces lo descorremos sin querer.
Ella repetía incesantemente que me amaba mientras me besaba la mejilla y la frente. Me estaba poniendo nervioso, por un lado quería dormir y no escucharla, mientras que por otro me daba un poco de asco. Apagada la llama de la pasión, ya no veía en ella siquiera un punto de atractivo.
-No te enamores de mí –le dije, incorporándome a mi pesar. Decidí que, ya que me había despabilado, lo mejor sería vestirme y largarme de allí-. No soy un buen hombre.
-Claro que eres bueno –insistió ella con la mejor de sus sonrisas-. Todos los hombres buenos tienden a decir que no lo son.
Odio las teorías. Y más las teorías sobre hombres. Parece que cada cual tiene una teoría que se ajusta a lo que más le interesa a su estado de ánimo.
-Te equivocas –insistí sin mirarla a la cara-. Apenas me conoces, no tienes argumentos.
-Claro que los tengo –ella me rodeo con sus brazos y se situó a escasos centímetros de mi cara-. Tus ojos te delatan. Los buenos hombres tienen buenos sueños por cumplir.
Otra frase rebuscada de película. Recordé con cierta agonía que el tabaco estaría en la chaqueta, y que ésta se encontraría tirada en algún lugar del salón.
-Mira guapa, ¿sabes cuál es el mayor de mis sueños por cumplir? -habitualmente no suelo contar mis pequeños secretos a la gente, pero en un súbito arranque de sinceridad decidí abrirle los ojos a aquella chica. Ella negó con la cabeza mientras dejaba de sonreír por primera vez en toda la noche, tal vez intimidada por mi tono de voz-. Me gustaría ver morir a una persona. Desde muy cerca. Sentir cómo se le escapa la vida. Mirarla a los ojos mientras muere –Y entonces fui yo el que sonreí-. ¿Crees aún que soy una buena persona?
No volví a verla, y de ahí que llegará a arrepentirme: no es fácil encontrar una tía que, con tal de complacerte, esté dispuesta a hacer de todo en la cama.
Ya no soy tan bobo con las mujeres. Ahora les digo palabras bonitas, las exprimo hasta los huesos y desaparezco de sus vidas sin sutilezas cuando me aburro de ellas. Pero siempre recordaré a aquella chica porque fue quien hizo que mi mayor perversión viese la luz. Hasta entonces se me había pasado por la cabeza la idea de ver morir a alguien, mas nunca me había detenido a saborearla, a sentirla, a planearla. Aquella noche, en el trayecto de su casa a la mía, tuve que meterme dentro de un portal oscuro y masturbarme pensando en unos ojos moribundos que miran mi sonrisa con incredulidad.
Desde entonces, siempre que hago el amor cierro los ojos e imagino que la chica está muriendo, y tengo que hacer verdaderos esfuerzos para no apretar con fuerza su garganta y estrangularla. Odio este maldito país, odio las leyes. No me parece justo que un honrado contribuyente como yo no pueda cumplir sus más profundos deseos, no se pueda realizar como persona, no pueda cometer un pequeño delito sin ser condenado a pasar media vida en prisión. Si estuviese seguro de que nadie lo iba a saber lo haría de inmediato, pero nunca estoy seguro. O al menos no lo estuve hasta el día en que se presentó en mi casa la pareja de gris.
-El señor Faisal Beinit, supongo –dijo el hombre.
.
(continuará...)
Ya habéis visto. Es una pieza el Sr. Beinit

8 comentarios:

SHE dijo...

El coment borrao del post anterior era este, que lo puse en lugar equivocao, akista!


...parece que la mayor perversiòn del escritor es fumar... sus personajes siempre estàn locos por un cigarro...mmm serà verdad que aquello que màs odiamos es lo que màs amamos ? :)

Interesante relato, sobrecogedor...me gusta, ya quiero la segunda..

DIJE YAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!

besos mil


no me creo que fuì primera joooooo

LA TIATAN dijo...

A verrrrrrrrr, el tio este de tu relato esta majaraaaaaaaaaaaaaaa perdido.
A mi me da mucho miedooooooooooooooooooooooooooooo
ala, un saludo

irene dijo...

El Faisal es un sádico, un canalla, un farsante, menudo tipejo, ¡uf! me dan ganas de cargármelo, decididamente, me cae fatal, y seguro que no se redime.
¿Jugó poco de pequeñito?
Veremos cómo acaba, me intriga.
Besos, Manuel.

Manuel Amaro dijo...

She... no me gusta que se fume a mi lado. Lo detesto. Todos los malos de mis historias fuman, lo cual no quiere decir que todos los fumadores sean malos. Vale, vale, pondré YAAAAAAAAAAAAAA la segunda.

Tiatan... ¿majara? Qué va!!!! ¡Si es un hombre de lo más agradable! Lo tuyo se llama prejuicio, y no está bien tenerlo. Hay que buscar el mundo interior de cada persona. Sal Beinit es malo porque gente como tú (esto dicho con énfasis) lo margina y lo hace malo. ;)

Irene... me imagino que no debe ser muy agradable para una chica escuchar el pensamiento de un tipo de esta calaña. No subestimes el final de la historia, pues tal vez acabe Sal Beinit como misionero en Tanzania, arrepentido de sus malos pensamientos.

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Es malo malo malo!!!!!! muyyyyyyyyyy malo...jojojo.....

y será aun mas malo!!!!!!!!!!!!!!!!!

perversamente maligno!!!!!!


buajajajaja.....jajajaja

Doña Paranoica dijo...

Ala, ya!!!!!!!!!!!!???????? Quiero saber más!!!!!!! Los personajes a los que se les pira la pinza mogollón son mis favoritos, siempre te sorprenden, nunca sabes por donde van a salir, que majadería mayor a la anterior se les ocurrirá........

Y sí, soy una víctima de tu blog, primero los acertijos, y ahora los relatos ¿tengo cura doctor?

Klau dijo...

JAJAJAJJAJAAJ NO DIGO NADA ME VOY PARA ARRIBA (PORQUE ESTA ALLI LA SEGUNDA PARTE) IBA A PONER EL DICHO ARGENTINO-ME VOY PARA ARRIBA COMO PEDO DE BUZO, PERO NO LO VOY A DECIR, NO LO DIRE, SHH TU CALLATE IDIOTA, DEJAME EXPRESARME.SI JE JE JE ..SI COMO PE...SHHH AQUI NO SE HABLA ASI QUE TE PIENSAS QUE ES ESTO..DESUBICADA...TU IDIOTA YA CALLA..COMO PED....JAJAJJAJAJAJA
CUANTA MALDAD...ME GUSTAAAAA !!!!
BESOS
MALOS MALOS MALIIIISMOS !!!!
KLAU

WILHEMINA QUEEN dijo...

Esta breve primera parte me ha gustado, me dejas con la intriga. Qué es lo que quiere?
Porque una cosa es VER MORIR A ALGUIEN y otra cosa es MATAR A ALGUIEN Y VERLE EN EL PROCESO Y ADEMÁS TENIENDO SEXO.

Ja, me has agarrado, me quedé "enganchada" pero no pienso leerme este relato de un tirón pues quiero disfrutarlo día a día.

Mañana regreso Manuel.

Un abrazo y que pases un buen domingo!



Verónica
♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦
UN BLOG SE ALIMENTA Y CRECE GRACIAS
A LOS COMENTARIOS, CUANDO VISITES UN
BLOG DEJA TU HUELLA EN ÉL ☺
♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦